¿De verdad hace falta una carrera universitaria o pasar unos test para trabajar en una gran empresa?

 

Tras mi entrada fallida en el mercado laboral, primero en UK y en la actualidad en España, en una gran empresa o multinacional. A la espera de saber si he pasado esas pruebas interminables: test de inglés (lógico), test de habilidades gramaticales, test de lógica matemática para saber si uno se acuerda de saber multiplicar a la velocidad de la luz o no, test de adivinar los movimientos de unas figuras de diferentes formas, colores y tamaños para saber “yoqueseque”. En definitiva, un sinfín de pruebas para que una máquina diga: APTO = puedes ser explotado. Por cierto, que yo estaría encantado de ser explotado en una multinacional

Lo que me cuesta creer es que unos simples test determinen tu entrada o no en una empresa. Quiero pensar que es un filtro dada la cantidad de jóvenes que nos encontramos en este país sin encontrar un devenir interesante o apasionante. He conocido a fantásticos compañeros (trabajadores y responsables) que no pasaron ni la dinámica de grupo. Posiblemente por no haberse ido de Erasmus.

Por cierto, no comento esto desde la frustración total y absoluta. En muchos casos he pasado las pruebas (los test que dicen que no estoy loco y que soy APTO) pero no he pasado la entrevista con socios o personal de la empresa.

Mi crítica va en la dirección que algún economista (de Chicago si mal no recuerdo) comentaba durante la carrera. ¿Para conseguir un trabajo no sería mejor hacer estos test y no hacer la carrera? Que simplemente el hecho de pasar un test sea la única motivación para entrar en un puesto de trabajo. Espero que esto no sea condicional para progresar en los procesos actuales de selección del capital humano. Al aumentar la cantidad de estudiantes, como bien he comentado algo, estas empresas tienen que poner algunos filtros. Ejemplo de estos hay muchos: Si eres de una universidad que no sea: ICADE, CUNEF, Carlos III, Pompeu Fabra o Navarra. Ya tienes vetada la entrada para ciertos sectores del mundo financiero, al menos a priori y siendo un individeuo recién salido del horno universitario. Si quieres optar para un puesto de mileurista en una empresa top, pongamos de ejemplo las BIG4, debes de haber sido un estudiante bastante completo: erasmus, expediente decente(<7) y posiblemente prácticas en alguna empresa.

Con todo esto me despido, con la esperanza de haber pasado las pruebas, test y entrevista y tener en unas horas o días un mail-de-la-esperanza.

Mis hijos no estudiarán en la Universidad de Sevilla

Después de unos días sintiendome economista quería escribir hoy sobre mi vida universitaria de los últimos 6 años. Un año en Informática de Gestión en la UPO y cinco en la la Universidad de Sevilla (3 en empresariales y 2 en economía). A esto le añado que uno de los años de economía lo hice en Finlandia con una beca erasmus. También he estudiado en Madrid, un intensivo sobre gestión de carteras.

¿Por qué te he contado mi experiencia educativa? Por lo que te voy a decir ahora: mi experiencia con los profesores en la US.

Siempre he sido una alumno de ir a clase, incluso ir a escuchar a los peores profesores del mundo, aquellos cuya clase era copiar por copiar, desgastarse la mano y gastar folios para memorizar en casa e intentar plantáserlo en un examen memorístico.

Para mi un profesor bueno es alguien que es capaz de exponer los conocimientos educativas con claridad expositiva, argumentación para las dudas, divertido en el sentido de mantener un todo de voz interesante para hacer la clase un lugar de participación, diálogo y conocimiento. No me gustan los profesores que basan sus clases en repetir lo mismo que se memorizaron en su día o que han ido memorizando año tras años. No me gustan los profesores que leen diapositivas, los odio.

En Empresariales tuve 31 asignaturas y tuve 5 excelentes profesores. Los demás pasaron por mi vida y salieron al aprobar la asignatura. Quizás el motivo principal es en muchos casos que el profesor al tener muchos alumnos en clase no puede ser cercano (este argumento es muy utilizado) pero a mi esto no me basta, creo que el profesor debe ser cercano y admirado por sus alumnos. Cuando un profesor es bueno, en seguida tiene buenos alumnos, desean estos ir a sus clases y terminan siendo admirados por sus pupilos.

Mi experiencia erasmus fue decisiva para encontrar profesores cercanos en el trato. La clave de mis profesores en la erasmus fue la diferencia en cuanto a dinámica de la clase. Estas fueron participativas. En general el profesor iba pero los alumnos hablaban una parte amplia de la duración de la clase (trabajos en grupo, exposiciones, explicaciones prácticas). Otra cosa que me impresionó es que cualquier profesor te contestaba a un correo al día siguiente, en la US he tenido que espera 1 mes a que algún profesor contestase a un correo…otros ni siquiera contestaron. No quiero compara los modelos universitarios fineses y españoles pero son muy diferentes.

En economía hice unas 12 asignaturas, junto con las de la erasmus supusieron el 2º ciclo de la licenciatura. De las 12 puedo destacar a 3 grandes profesores. Comunicativos, clases dinámicas, participación de los compañeros, trato educado y terminaron siendo ejemplos para muchos compañeros.

Todo mi conocimiento se lo debo en parte a la US, a sus profesores y a todos mis compañeros de estos años pero por lo general tengo mal sabor de boca porque muchos profesores no tienen ganas de enseñar y si de investigar, y otros no saben ni enseñar. Todo mezclado hace que al final el que pierda sea el alumno.

Mis hijos, y salvo que cambie mucho la cosa, no estudiaran en la US. Es mi alma máter pero es una pena que un alto porcentaje de los profesores no tenga ninguna pasión por lo que hacen, enseñar a los profesionales del futuro.

7 asignaturas

Nunca un número me pareció un mundo, pero tengo que decir que desde que hice 2º de bachillerato nunca vi el final de algo tan cerca como lo veo ahora. Después de casi 6 años desde que salí del colegio y tras mi paso por informática de gestión (sin éxito) y empresariales (esta terminada), veo el final de ser economista muy cerca y a la vez muy lejos.

Tras muchos años de esfuerzo, quien me conoce lo sabe, y varias alegrías como mi año de Erasmus en Finlandia tengo el final a la vuelta de la esquina. 7, ese es el número mágico.

No tengo pensado mi futuro al 100% aunque el plan a es encontrar trabajo en una de las Big Four, si nada de esto sale la idea es marcharme al extranjero un tiempo, sin billete de vuelta. También tengo pensado empezar con el CFA, me he propuesto que dependiendo de si termino económicas en Julio o no, empiece a preparar el CFA level 1 para Diciembre. Lo que si tengo ganas es de salir de la zona de confort de los últimos años, empezar a asumir riesgos, elección de trabajo, emigrar a otra ciudad o país…

Work hard, play hard!

3 años después…Diplomado en Empresariales

Mi camino

La vida, antes o después es justa con todo aquel que intenta ser feliz y sobre todo intenta basar su felicidad en el trabajo. Sí, me ha hace feliz estudiar y estoy convencido que me hará feliz trabajar. Hay mucha gente que solo le hace feliz salir de fiesta o vivir del cuento. Para gustos ya sabemos todos que hay muchos colores.

Cuando terminé el colegio, tuve una duda sobre mi futuro, por una lado quería hacer informática, pero por el otro quería saber de empresas y economía. Algo que me llamaba mucho la atención. Pensé en una ingeniería técnica o en empresariales como salidas. Después me decidí por una ingeniería técnica en gestión, sabiendo que no me podía gustar o no. Allí, conocí a un gran profesor que me daba Técnica en Organización Empresarial, no solo enseñaba organización sino que aprendíamos cosas buenas de la vida, sobre como resolver los problemas y sobre todo como ser personas felices. Nos contó su vida laboral y personal. Me marcaron mucho sus clases, así que antes de hacer los primero exámenes de la universidad decidí que iba a seguir el año haciendo la carrera pero solo dos asignaturas, la suya y Sistemas de Información. Tras Febrero, aprobando 2/4 presentadas, hablé con mis padres y les dije que no valía como ingeniero, aunque no sabía a ciencia cierta si mi capacidad me daría para terminar una ingeniería técnica aquello no me gustaba, no disfrutaba de lo que hacía y mi vida se iría a un bucle negativo. No era feliz con lo que estudiaba y solo quedaba una salida: empezar de nuevo, esta vez empresariales.

Mis padres me dijeron que porqué en vez de empresariales (3 años) no estudiaba administración de empresas o economía (5 años). Siempre he sido muy claro con los estudios y es que en 5 años tu vida puede cambiar mucho y al final han podido pasar 4 años y no tener una carrera. Estoy a favor de que los planes de estudios sean de 3 años y luego quien quiera que se siga formándose en máster o cursos. 5 años me parece una pasada y 6 años y medios para las conjuntas es una locura. Así que les dije a mis padres que quería hacer empresariales, no sabía si a los 3 años iba a seguir estudiando el 2º ciclo de ade o economía o quería pasarme a la vida laboral. A mis padres no les gustó la idea, aunque ellos siempre me apoyaron, yo sé que les hubiese gustado que estudiase la de 5 años. Parece como si la de 3 fuese menos cosa o algo parecido. Total, cuando terminas la de 3 puedes pasarte al 2º ciclo teniendo 2 o 3 optativas hechas.

Al final, empecé la diplomatura un septiembre del 2007 y hace dos días me dijo la profesora la nota de mi último examen, derecho del trabajo. Sé que empresariales no es una carrera como una ingeniera, pero tiene su dificultad en muchas asignaturas y al final, para mi, ha sido una carrera a largo plazo en la que se ha impuesto la constancia y la paciencia. Muchas noches durmiendo poco. Una contabilidad de costes que hubo un momento en que se me atrancó bastante. Pero al final, todo ha salido bien, bueno ha salido muy muy bien. Y lo mejor de todo es que me siento muy realizado por el esfuerzo.

¿Y qué me depara el futuro? Pues por ahora estoy de Erasmus en Finlandia con las asignaturas optativas que me he traído del 2º Ciclo de economía, a la vuelta a Sevilla es lo que me gustaría hacer y terminar 😉 Pero me tomo el año igual de exigente que los anteriores, pero aparte de en lo académico también en lo personal. Una experiencia como esta es difícil de repetir, y en 12 días que llevo de Erasmus estoy aprendiendo muchos valores que en Sevilla viviendo con mis padres no podía, por ejemplo uno de ellos es la convivencia. Convivo con 2 completos desconocido para mi, que poco a poco iré conociendo.

Ahora solo hay que seguir trabajando y dándose uno cuenta de que hay que disfrutar con lo que uno hace. A veces costará más y sufriremos pero siempre hay que ponerse una meta en la vida y cumplirla.

Foto

España me educa para trabajar fuera de ella

Sevilla

A raiz de un post que ha escrito por Roger Senserich en el que habla de por qué los jóvenes españoles no nos quejamos ante la situación de paro que existe hoy en día. Quiero dar otro punto de vista y que a Roger no sé si se le ha pasado por la cabeza o simplemente no lo considera creible. ¿Por qué los jóvenes no nos quejamos del % de parados tan alto? Antes que nada, decir que como me dijo una profesora de macroeconomía en clase, los universitarios pertenecemos a la élite, o mejor dicho, se supone que vamos a formas parte de la élite en un futuro. Así que hablo como universitario joven, no como desempleado joven o sin estudios.

La principal razón por la que los jóvenes no se movilizan es porque viven con sus padres, si vives con tus padres y tienes: comida y todas las necesidades cubiertas, ¿para qué te quieres movilizar? No tengo datos y lo digo como lo siento y lo experimento en mi alrededor. Si puedo buscaré datos o si alguno tiene datos que lo diga en los comentarios 🙂

Otra cosa que quería comentar a título personal es que yo tengo muy muy claro que cuando dentro de 2 años salga al mundo laboral me tendré que ir fuera, y cuando digo fuera digo a UK, USA o Alemania…si quiero encontrar algo razonablemente digno tras 5 años de estudios. Me educo intelectualmente en España pero, si no cambian mucho las cosas, trabajaré fuera.

Una posible solución, al menos en el ámbito de la Universidad, es vincular mucho más a la empresa y la universidad. El problema, es que siempre saltan los mismo que quieren que la empresa se aleje de la Universidad para que no la contamine. Desde mi punto de vista son tonterías.

foto | nova

El valor de los equipos

be the change

Este pasado cuatrimestre para la asignatura de Creación de Empresa, lógicamente, tuvimos que simular la creación de una. La idea, planes estratégicos, económicos, recursos y un sinfín de cosas.Al final el profesor nos puso un Notable, para el esfuerzo que hicimos fue poco, pero bueno, la idea no era muy revolucionada y eso condicionó la nota desde el principio. Tampoco podíamos montar una innovación desde la nada…y más yo con 8 asignaturas aparte de esa 🙂

En estos meses me he dado cuenta de la importancia que tienen los equipos, durante la carrera uno se va dando cuenta con quien puede ponerse para trabajar en equipo o no. En la vida real no podré elegir mi equipo de trabajo(salvo que monte una empresa), así que habrá que lidiar con todo lo que te encuentras por la Universidad.

El caso, eramos 3 en el equipos, una compañera, otro compañero y yo. Al principio se querían poner más personas en el grupo de trabajo dado que le máximo eran 5 personas. Yo quería meter a un compañero muy válido para el trabajo en equipo, pero la compañera tenía que meter a una amiga y ya el equipo se iba a 5 personas, demasiado para un proyecto tan pequeño.

Una cosa que nos ayudó mucho mucho fue Google Docs, nada más empezar el proyecto les dije de utilizar Google Docs como herramienta de trabajo para subir partes del trabajo, ideas y links. Al finalizar la empresa a todos les pareció muy útil.

Si por ejemplo hubiésemos sido 5 en el equipo, quizás, a la hora de quedar y poner ideas en funcionamiento habríamos tardado más. Hay que saber buscar el número ideal de personas para un equipo de trabajo, cosa nada fácil.

Lo que no te contarán al entrar en la Universidad

University of St Andrews Observatory (by skreid)

Quería hacer una reflexión sobre la Universidad pública, al menos por mi experiencia en la Universidad de Sevilla. Creo que es un buen momento de escribir mi reflexión la Universidad, aquello que no te van a contar cuando entres en ella.

Todavía no he terminado empresariales, nunca he trabajado, así que lo mismo, cuando empiece a trabajar cambia mi pensamiento sobre todo, pero por ahora esto es lo que opino.

La Universidad no es solo aprobar, hay más cosas. Por ejemplo trabajar en grupo donde aprendes como es la gente de profesional en muchos sentidos, te encuentras con gente que hace la Ley del Mínimo Esfuerzo. Y con gente que es muy profesional y que te encantaría trabajar con ellos siempre.
Todo lo que aprendes es teoría. En los 3 años que llevo, creo que sé bastante teoría, pero creo que un aspecto importante es tener más práctica. Quizás cuando empiece en un trabajo todo cambie y esa teoría se convierta en práctica.
Por hacer una carrera no vas a ser rico ni vas a ganar mucho dinero al principio. Hay muchas personas que cuando terminan la Universidad empiezan a trabajar gratis o cobrando una miseria. Esto es lo normal, o lo que yo tengo entendido, si eres un crack y sacas notazas pues…lo mismo empiezas cobrando un montón de billetes…Pero creo que en general, se suele empezar ganando 0 o muy poco. Tener la carrera es el primer paso para empezar a subir de sueldo.
Tener una carrera es tu presentación, no es tu garantía.
No esperes encontrar buenos profesores. Si, suena mal, pero el 80% de los profesores que tengo son bastante regulares. Muchos de los profesores tienen el deber de dar clases para continuar con sus investigaciones o tesis, en general. Hay otros, los mejores, que piensas por qué están dando clase cuando podrían estar ganando mucho dinero fuera, están hechos de otra pasta.
– Si te tomas la Universidad a cachondeo, puedes aprobar si eres listo pero no aprenderás nada más.