Mis hijos no estudiarán en la Universidad de Sevilla

Después de unos días sintiendome economista quería escribir hoy sobre mi vida universitaria de los últimos 6 años. Un año en Informática de Gestión en la UPO y cinco en la la Universidad de Sevilla (3 en empresariales y 2 en economía). A esto le añado que uno de los años de economía lo hice en Finlandia con una beca erasmus. También he estudiado en Madrid, un intensivo sobre gestión de carteras.

¿Por qué te he contado mi experiencia educativa? Por lo que te voy a decir ahora: mi experiencia con los profesores en la US.

Siempre he sido una alumno de ir a clase, incluso ir a escuchar a los peores profesores del mundo, aquellos cuya clase era copiar por copiar, desgastarse la mano y gastar folios para memorizar en casa e intentar plantáserlo en un examen memorístico.

Para mi un profesor bueno es alguien que es capaz de exponer los conocimientos educativas con claridad expositiva, argumentación para las dudas, divertido en el sentido de mantener un todo de voz interesante para hacer la clase un lugar de participación, diálogo y conocimiento. No me gustan los profesores que basan sus clases en repetir lo mismo que se memorizaron en su día o que han ido memorizando año tras años. No me gustan los profesores que leen diapositivas, los odio.

En Empresariales tuve 31 asignaturas y tuve 5 excelentes profesores. Los demás pasaron por mi vida y salieron al aprobar la asignatura. Quizás el motivo principal es en muchos casos que el profesor al tener muchos alumnos en clase no puede ser cercano (este argumento es muy utilizado) pero a mi esto no me basta, creo que el profesor debe ser cercano y admirado por sus alumnos. Cuando un profesor es bueno, en seguida tiene buenos alumnos, desean estos ir a sus clases y terminan siendo admirados por sus pupilos.

Mi experiencia erasmus fue decisiva para encontrar profesores cercanos en el trato. La clave de mis profesores en la erasmus fue la diferencia en cuanto a dinámica de la clase. Estas fueron participativas. En general el profesor iba pero los alumnos hablaban una parte amplia de la duración de la clase (trabajos en grupo, exposiciones, explicaciones prácticas). Otra cosa que me impresionó es que cualquier profesor te contestaba a un correo al día siguiente, en la US he tenido que espera 1 mes a que algún profesor contestase a un correo…otros ni siquiera contestaron. No quiero compara los modelos universitarios fineses y españoles pero son muy diferentes.

En economía hice unas 12 asignaturas, junto con las de la erasmus supusieron el 2º ciclo de la licenciatura. De las 12 puedo destacar a 3 grandes profesores. Comunicativos, clases dinámicas, participación de los compañeros, trato educado y terminaron siendo ejemplos para muchos compañeros.

Todo mi conocimiento se lo debo en parte a la US, a sus profesores y a todos mis compañeros de estos años pero por lo general tengo mal sabor de boca porque muchos profesores no tienen ganas de enseñar y si de investigar, y otros no saben ni enseñar. Todo mezclado hace que al final el que pierda sea el alumno.

Mis hijos, y salvo que cambie mucho la cosa, no estudiaran en la US. Es mi alma máter pero es una pena que un alto porcentaje de los profesores no tenga ninguna pasión por lo que hacen, enseñar a los profesionales del futuro.

Educación universitaria en Finlandia.

 

Después de más de un mes por esta verde y fría ciudad llamada Jyväskylä, creo que ya era hora de dar mi punto de vista sobre la educación. Un punto de vista de tan solo un mes y poco. Empecemos por el principio y hablando sobre los finlandeses. Ellos entran en la Universidad entre los 18 y los 19 años. Los hombres tienen que hacer el servicio militar y la mujeres tengo entendido que no (no he podido confirmar esto todavía).

En Finlandia hay dos tipos de universidades, están las Universidades y las Politécnicas. Cualquiera diría que en las politécnicas no se estudia otra cosa que no sea ingeniería, pues no es así, yo estudio International Business en una politécnica. Y tengo amigos que estudian en la Universidad. No me preguntéis que diferencia hay porque a día de hoy no lo sé. El nivel en las dos, por lo que me cuentan los amigos, es parecido.

En mi facultad funciona el sistema de “lectures”, basicamente se da una clase magistral a la semana y a partir de ahí te mandan deberes y proyectos. Estos proyectos suelen ser en pareja o individuales. Aparte suele haber una presentación en clase y un examen, esto último no siempre.

Nivel educativo.

Mi opinión esta un poco sesgada ya que este cuatrimestre tengo 3 asignaturas de inglés como tal. English Conversation, Business English and Presentation e Improve your English. Las demás son Global Merger, Business Cultures, International Marketing y Asia as a Market, estas dos últimas no las he empezado todavía. Por ahora ninguna sigue el método que he seguido estos años pasado en la USevilla, muchas clases a la semana, poco homework, quizás un trabajo en grupo y un gran examen a final del curso.

La evaluación en la universidad consta de: ir a clase, hacer el homework por la web, presentaciones, algún proyecto y quizás, no todas las asignaturas, un examen a final del curso. ¿Me parece mejor este sistema? La verdad que todavía no sé si es mejor este sistema o no. Sinceramente, me gusta estudiar y llevar las cosas al día y aquí es un lugar maravilloso para hacerlo. Aunque aquí la rutina de ir a clase todos los días a la semana no se nota mucho. Por ejemplo, hoy me han puesto una presentación final para el próximo 1 de Noviembre, pero no tengo más clases de esas asignatura, ahora yo tengo que buscarme las “habichuelas” y sacar adelante el trabajo. En la US, quizás, te dirían que tienes que hacer un trabajo y seguir yendo a clase.

Las clases son más dinámicas, y esto si me gusta de este sistema. El profesor esta encima tuya, pregunta, explica, resuelve. Todavía no he tenido a ningún profesor que venga y nos cuente un “rollo macabeo” y se vaya. En la US lo he sufrido mucho.

Suspender parece que no es nada fácil, las puntuaciones van de 0 a 5 y con un 1 ya es aprobado. Según me han dicho varios fineses sacar un 1 es muy triste, incluso un 3, lo normal es aspirar al 4 y 5. Para ser mi primer año y primeras asignaturas en inglés aspiro a aprobar, pero si puedo sacar buenas notas…mejor que mejor 😉

Es normal trabajar y estudiar.

He conocido a muchas niñas en estas semanas y todas aparte de estudiar tienen un trabajo a tiempo parcial, unas 12 horas semanales. Aquí la universidad es gratuita y si te vas de tu ciudad natal a otra para estudiar el Estado te paga, da igual la renta de tus padres, 420€ al mes. Muchos jóvenes se buscan un trabajo a media jornada(con tan pocas horas de clase es sencillo) y sacan un poco de dinero para terminar de vivir sin tener que pedir mucho dinero a sus padres.

Estas son mis ideas a día de hoy, quizás a principios de Diciembre que es cuando termino el primer cuatrimestre pueda sacar conclusiones más positivas, sobre todo comparadas con mi experiencia en España.

Conclusión: cada sistema educativo, US vs “vivido en Finlandia”, tiene sus pros y sus contras. Por ahora tengo nostalgia de tener más clases y esa rutina de ir de lunes a viernes a clase para escuchar varios profesores, la mayoría, cansado de enseñar soltando el rollo.

Si tenéis alguna pregunta, ask me! 😉

El gran problema de los españoles es el inglés

Hoy cumplo 12 días en Jyvaskyla (Finland), y de todos estos días hay algo que, aunque lo intuía, me ha parecido increíble. Es el PENOSO nivel de inglés de los españoles. Y yo soy de los que me incluyo en el bombo. Es asombroso que gente de Costa Rica hablen mejor que los españoles, el nivel de los sudamericanos es enorme en cuanto al inglés. Hasta los italianos saben más. Entre los europeos que noto con menos nivel son los españoles y franceses por encima de todos. Fuera de Europa los Chinos tienen un peor inglés.

Este cuatrimestre he cogido varias asignaturas de gramática en inglés y en una de ellas, improve your english, de los cerca de 30 personas que hemos sido en la primera clase hay unos 13 españoles.

Lo peor de todo es que al menos a final del curso sabremos bastante inglés, pero tengo muchos amigos en España que no tienen ni idea y no quieren ni aprender. Vivimos en un mundo tan global que ya es tan necesario saber inglés como tener una carrera. La solución a largo plazo pasa por poner un % de hora en las televisiones en inglés. Pero, ¿le imponemos a las televisiones poner películas en inglés? ¿No sería más conveniente que cada uno de nosotros estudiemos inglés por tener un futuro mejor?

Mi compañero de piso holandés me dice que en su país salvo las noticias todo lo demás es en inglés, mi tutora aquí me dijo lo mismo.

¿En qué nos estamos convirtiendo los españoles? Si ya tenemos un modelo de educación malo o deficiente en muchas aspectos, ¿qué nos esperará en el futuro?

España me educa para trabajar fuera de ella

Sevilla

A raiz de un post que ha escrito por Roger Senserich en el que habla de por qué los jóvenes españoles no nos quejamos ante la situación de paro que existe hoy en día. Quiero dar otro punto de vista y que a Roger no sé si se le ha pasado por la cabeza o simplemente no lo considera creible. ¿Por qué los jóvenes no nos quejamos del % de parados tan alto? Antes que nada, decir que como me dijo una profesora de macroeconomía en clase, los universitarios pertenecemos a la élite, o mejor dicho, se supone que vamos a formas parte de la élite en un futuro. Así que hablo como universitario joven, no como desempleado joven o sin estudios.

La principal razón por la que los jóvenes no se movilizan es porque viven con sus padres, si vives con tus padres y tienes: comida y todas las necesidades cubiertas, ¿para qué te quieres movilizar? No tengo datos y lo digo como lo siento y lo experimento en mi alrededor. Si puedo buscaré datos o si alguno tiene datos que lo diga en los comentarios 🙂

Otra cosa que quería comentar a título personal es que yo tengo muy muy claro que cuando dentro de 2 años salga al mundo laboral me tendré que ir fuera, y cuando digo fuera digo a UK, USA o Alemania…si quiero encontrar algo razonablemente digno tras 5 años de estudios. Me educo intelectualmente en España pero, si no cambian mucho las cosas, trabajaré fuera.

Una posible solución, al menos en el ámbito de la Universidad, es vincular mucho más a la empresa y la universidad. El problema, es que siempre saltan los mismo que quieren que la empresa se aleje de la Universidad para que no la contamine. Desde mi punto de vista son tonterías.

foto | nova

La generación de los títulos

Hoy, en El País, Lola Galán hace un reportaje sobre los jóvenes españoles ante el futuro laboral. De él he sacado varias ideas.

Los jóvenes no quieren moverse de su tierra para encontrar trabajo. Esto es algo que yo veo bastante en la universidad. Uno de mis mejores amigos en la uni tiene una cabeza muy bien amueblada para los estudios, tiene muchas matrículas de honor y es raro ver a gente de este nivel por la universidad. Cuando tengo la ocasión, le pregunto si piensa irse a estudiar inglés (es nulo en esto) o si no le gustaría, cuando termine la diplomatura y la licenciatura, irse a vivir a Madrid, si en Sevilla no encuentra trabajo. Él me dice que no, que vive muy bien en Sevilla, con sus padres y ¡para qué irse fuera!, si él lo que quiere es “un trabajo de 9 a 3 y luego a vivir la vida”. Siempre le digo de lo poco que se exige y que eso que él busca cada vez se oferta menos.

El inglés nos impide interactuar con Europa y el Mundo. Vivimos en un mundo globalizado, nos han metido el rollo de la globalización desde que somos pequeños, pero a la hora de la verdad…¿cuantos buscarían empleo en UK, EEUU, Hong Kong o Alemania? Muy pocos. ¿Por qué? Pues para muchos el inglés es un muro, y para saltarse los muros hay que aprender a escalar, es decir, estudiar inglés en el extranjero. Soy el primero que no sabe inglés como para mantener una conversación normal con un americano, pero en mi tareas a media plazo está aprender inglés y poder aprobar el toefl. Hay otro muro, quizás más duro que el inglés y es el muro de las raíces a tu tierra. Esto les pasa a muchas personas, mucha pena de abandonar amigos y familia.

Yo quiero vivir como mis padres. Esta es una verdad total. La sociedad española vive en un nivel de clase media acomodada. Puntualmente, con problemas, pero en general el nivel de vida que uno aprende de sus padres es: los dos padres trabajan, hay una hipoteca, dos coches y se vive cómodamente. Querer vivir como nuestros padres no es nada malo! El problema es que para llegar a ese nivel, en esta sociedad, va a ser muy complicado. El mercado laboral es global y muchos puestos de trabajo en nuestro país lo alcanzan personas de otros países.

Un país que reduce el I+D+i es un peor país a largo plazo. En los últimos Presupuestos Generales del Estado para el año 2010 se ha reducido la partida a I+D+i, esto es una problema no solo a corto plazo en la generación de un empleo de alta cualificación, si no es un problema a largo plazo ya que los países con más nivel en I+D+i son los que más dinero invierten. Esto repercute de una forma brutal a los jóvenes recién licenciados, por ejemplo, licenciados en algún campo de la ciencia, medicina o biotecnología. Con un gasto mayor en I+D+i muchas de estas personas puede dedicar parte de su vida a investigar e innovar.

Te exijo: licenciado,inglés, experiencia…pero te pago como a un fp. Muchas empresas exigen en sus ofertas de trabajo una cantidad inmensa de títulos a los jóvenes que buscan un empleo. Desde varios idiomas, licenciado, experiencia mínima de X…y todo por un sueldo que muchas veces se asemeja al que le pagan a un joven por tener formación profesional (con todos mis respetos para la formación profesional, tan importante para un país).

Yo, que no tengo ninguna experiencia laboral en mi CV, pienso, que los jóvenes debemos de pensar más allá del muro imaginario que tenemos en los ojos. Según tengo entendido y según he podido leer, tanto en Europa como en EEUU, se valora más al joven licenciado+idiomas+ilusión que en nuestro país. Esto que digo puede no ser verdad, pero, espero no en muchos años poder confirmarlo con mi experiencia.

Carta de un jóven Andaluz

“Hola a todos. Escribo esto para darme cuenta de que puede existir un futuro mejor en mi comunidad autónoma. Soy un joven Andaluz, soy de finales de los 80 y estudio una carrera en la Universidad, ese lugar donde algún que otro profesor dice: “en el futuro seréis la élite de este país”. Qué honor…Espero que así sea. Aunque yo no lo veo…tan claro.

Veo una falta de actitud ante el trabajo y esfuerzo entre mis compañeros. No crítico esto, ya que cada uno hace lo que cree que debe hacer…pero, cada vez se valora más el no hacer nada, el vivir tranquilamente siendo funcionario, el vivir del cuento. El sueño del Andaluz: ¡Ser funcionario! Desde mi punto de vista es una pena. Somos el culo de Europa y lo vamos a seguir siendo si no cambian las cosas, si no cambian las personas y la forma de pensar.

¡Y los políticos Andaluces! Vivimos en un caciquismos de un partido político, que solo sabe enchufar a sus amigos y familiares en las administraciones públicas, con un buen sueldo, un móvil by the face y una productividad paupérrima. Pero peor es el partido de la oposición que con todo lo que se mueve en las tinieblas de la política andaluza no son capaces de hacer nada.

Esta comunidad no me atrae para nada como está educando a los jóvenes, así que nada más que termine de formarme me marcharé a un lugar, por lejos que esté, dónde de verdad se valore el trabajo y el vivir. Con todo el dolor de dejar amigos y familia. No quiero vivir en una sociedad en la que se aplauda en exceso la fiesta, la borrachera y no se premie el trabajo.”

Si en el futuro, que por cierto está a la vuelta de la esquina, tenemos que buscar trabajo y “competir” contra alemanes, ingleses, chinos y americanos, todos ellos hablando como mínimo inglés y con unos conocimientos superiores a nosotros, ¿dónde estarán los jóvenes andaluces de aquí a 10 años?”

El Aprendiz, nada es real…o eso espero.

Lluis Bassat

Lluis Bassat

Anoche ví El Aprendiz, no suelo ver la televisión, si veo algún programa es luego en Internet, pero tenía ganas de ver este nuevo proyecto de La Sexta basado en un programa Americano. Me entretuvo pero…

-dividir mujeres vs hombres me pareció mal. Creo que debería de haber mezclado. Los hombres tiene que aprender de las mujeres y viceversa. Creo que eso le hubiese dado algo más al programa.

-¿Qué es eso de sacar un beneficio de 90€ (las mujeres) y como premio pagarles un spa? El programa debería de ser más cercano a la calle. Han ganado, pero…¿para irse a un spa? No creo que ha nadie por hacer su trabajo bien le paguen un spa…

– Si por un error, vale, era grave el que cometió Javier, pero ¿dónde estaban los demás para pensar un poco en los costes de las aceitunas? El más sincero y le despiden…espero que no suela pasar en la vida real.

Nunca he trabajo en una empresa. Creo que la convivencia con tus compañeros de trabajo debe de ser parecida a la que se mantienen con los compañeros de clase durante la Universidad. El pelota, el lider, el más amigo, el/la subnormal profundo/a…No suspendo al programa por qué me reí bastante, pero espero que esa no sea la rivalidad que hay en la vida real.